Estaciones de la Linea 2

miércoles, 8 de junio de 2016

Gestión de Luis Castañeda pone trabas al avance de la construcción de la Línea 2 del Metro de Lima

Ositran advierte que la comuna capitalina aún no da el visto bueno a la edificación de estaciones del futuro tren subterráneo, ya que sostiene que diseño del proyecto afecta a vías de la Carretera Central.

La construcción de la Línea 2 del Metro de Lima, el primer tren subterráneo del país, lleva más de un año de retraso debido a una serie de incumplimientos por parte del Estado pero, por sobre todo, a las trabas impuestas por la Municipalidad de Lima que han frenado su avance. 

Y es que para iniciar la edificación de la primera estación, ubicada en Santa Anita, de las cinco que tendrá la etapa 1-A del Metro, la comuna metropolitana primero tiene que aprobar, a través de una ordenanza municipal, el informe de compatibilidad vial entre el proyecto y la zona urbana. 

Sin embargo, Patricia Benavente, presidenta del Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (Ositran), advirtió a Gestión que este informe, presentado hace más de un mes por el concesionario de la Línea 2 del Metro, no ha sido priorizado por la gestión del alcalde Luis Castañeda Lossio, e incluso se ha retirado de la agenda de debate del concejo edil. 

“La entidad concedente, en este caso el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), tiene la obligación de coordinar con las otras instancias del Estado para que no se produzcan estas cosas. El concesionario ha venido poniendo en evidencia que se está retrasando”, señaló la funcionaria.

De prolongarse esta aprobación en el Concejo Municipal, señala Benavente, el concesionario iniciará un proceso de solución de controversias contra el Estado peruano por incumplimiento de contrato, el cual implica, en una etapa inicial, "entrar a una negociación de trato directo con el Gobierno, pero de no alcanzar ningún acuerdo en esta fase, las partes deben resolverlo en una sede arbitral". 

“Invocamos a la Municipalidad de Lima a resolver esto. No podemos arriesgar que un proyecto de inversión del Gobierno nacional que es de interés de toda la ciudad vaya a entrar a un proceso de solución de controversias porque la municipalidad no quiere emitir una ordenanza”, manifestó a Gestión la titular del Ositran. 

Vale recordar que en abril del 2014, Cosapi, en representación del consorcio a cargo de la obra, se había comprometido a que este inauguraría los primeros cinco kilómetros de la Línea 2 en mayo del 2016. Y que la Contraloría habría detectado irregularidades en su proceso de concesión. 

Consultado al respecto, el concesionario de la Línea 2 del Metro reiteró que la aprobación de la compatibilización de la sección vial en la Carretera Central, a cargo de la Municipalidad de Lima, es uno de los principales impedimentos para iniciar la construcción de las estaciones en la etapa 1-A. 

El concesionario ya ha avanzado con la ejecución de un kilómetro de túnel, de los cinco kilómetros que comprende el recorrido de la etapa 1-A, pero afirman que será complicado continuar con el desarrollo del proyecto mientras no se permita la construcción de las mencionadas paradas. 

“Cuando el Gobierno declara de interés nacional un proyecto, ninguna autoridad de otro nivel de gobierno puede generar interferencias u obstáculos a la ejecución de este proyecto. Sin embargo, eso viene pasando permanentemente”, dijo Patricia Benavente. 

Cabe precisar que el retraso en la construcción de la Línea 2 del Metro de Lima también tiene un fuerte impacto a nivel macroeconómico, en la medida en que es uno de los pocos megaproyectos con los que cuenta actualmente el país y que pueden apuntalar la inversión privada durante su ejecución. 

RESPONDE LA GESTIÓN CASTAÑEDA 

Consultada sobre la situación, la Municipalidad de Lima indicó a Gestión que en mayo el Instituto Metropolitano de Planificación (IMP) halló serias observaciones al proyecto de construcción de estaciones de la Línea 2 del Metro, dado que elimina vías auxiliares en la Carretera Central, el acceso a zonas comerciales y hasta los estacionamientos. 

“El proyecto de las estaciones, tal cual como está diseñado, no apunta a la integración vial con el resto de la Carretera, ante lo cual la Municipalidad de Lima les demandó plantear una alternativa de solución con la modificación de su proyecto. Pero el consorcio se ha negado argumentando que no forma parte del contrato”, respondió la comuna capitalina. 

En ese sentido, la Municipalidad de Lima lamentó que el concesionario se niegue a realizar las modificaciones sugeridas al proyecto bajo el argumento de que ello correspondería conversarlo con los funcionarios del próximo Gobierno.

“Causa sorpresa leer que desde Ositran o el concesionario se acuse a la Municipalidad de Lima de demorar este proyecto, cuando hasta la fecha no se han resuelto las observaciones detectadas por el IMP. Quienes vienen demorando sus correcciones son los del concesionario, no la Municipalidad”, apuntaron.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada