Estaciones de la Linea 2

domingo, 4 de mayo de 2014

Dos enormes excavadoras harán Metro que llevará a 50 mil limeños cada hora

Trabajos empiezan el 1 de junio al este de Lima. Toda la red del Metro culminará en junio del 2019. Consorcio Nuevo Metro de Lima usará dos potentes tuneladoras para perforar el subsuelo limeño a 10 metros bajo tierra. La obra costará US$ 5.100 millones.
Óscar Flores Ch.


Moderno, ágil, seguro y confortable. Así será el tren subterráneo que todos los limeños verán funcionar desde mayo del 2016. Sí, dentro de 36 meses. Esto se hará posible con la culminación de la Primera Etapa de la Línea 2 del Metro de Lima, megaobra que unirá a través de un túnel de 35 km de extensión el distrito de Ate con el Callao, en tan solo 45 minutos.  Cada hora este tren podrá transportar a 50.000 limeños.
Para construir el túnel se usarán dos enormes tuneladoras, que perforarán el subsuelo limeño y darán forma al nuevo sistema ferroviario, el cual funcionará con electricidad. Con su operación, nuestra capital estará al nivel de megametrópolis como Ciudad de México, Santiago y Buenos Aires.

Lo primero que veremos avanzando, entre 10 y 22 metros bajo tierra, será el primer tramo del tren, que unirá la estación Evitamiento hasta el Mercado Santa Anita (Ver infografía). Y usted se preguntará ¿cúando se iniciará esta mega obra?  El Consorcio Nuevo Metro de Lima, entidad que ganó la concesión de esa línea el 28 de marzo pasado, será la encargada de construir toda la red del metro. Las obras empezarán a edificarse el 1 de junio próximo, al este de Lima.
Esta red será íntegramente subterránea y se extenderá a lo largo de 35 kilómetros (27 km unirán –en 45 minutos de viaje– Ate y el Callao). Adicionalmente, se construirá un ramal de 8 km entre las avenidas Gambetta y Faucett, rumbo al Aeropuerto Jorge Chávez.
El Metro conectará Ate Vitarte, Santa Anita, San Luis, El Agustino, La Victoria, Breña, Jesús María, Cercado de Lima, San Miguel, La Perla, Bellavista, Carmen de la Legua y el Cercado del Callao.

Y viajarán al día por esta red bajo el subsuelo hasta 1 millón 200 mil pasajeros en 7 modernos trenes de 8 vagones interconectados, tipo oruga. Los trenes avanzarán en promedio a unos 35 km/h, pero podrían viajar hasta a 80 km/h.
El consorcio Nuevo Metro de Lima deberá entregar la obra operando al 100% en junio del 2019, es decir dentro de 59 meses o 1.765 días, en promedio.
Pero ¿cómo se realizará esta hazaña vial, nunca antes vista ni realizada en nuestra ciudad? Fernando Valdez, gerente general de Cosapi y representante del citado consorcio, explica a La República que este mes contratarán a una empresa (europea o asiática) para que construya las inmensas tuneladoras TBM.
Las TBM son de 9 metros de diámetro y 150 metros de largo. Solo una de esas máquinas pesa aproximadamente 3.500 toneladas y su costo bordearía los 40 millones de euros.

Potente tuneladora

Y ¿cómo funciona este gran 'topo mecánico'? El ingeniero Valdez explica que perforará el subsuelo limeño como si fuera mantequilla. La tuneladora aplicará toneladas de presión hacia adelante para evitar que colapsen las casas, edificios y vías que están en la superficie de la ciudad, en donde –dice– ni se sentirá el trabajo de las trituradoras de tierra.
"Socavará el subsuelo por medio de potentes dientes o discos giratorios que trituran todo a su paso. Los dientes están distribuidos en una cabeza giratoria de acero de alta resistencia al desgaste, que es accionada por motores hidráulicos".

Esta herramienta puede perforar en un día hasta 18 metros, a la vez que extrae el material excavado a la superficie, mientras un brazo mecánico se encarga de formar el túnel por medio de anillos o dovelas (piezas de concreto prearmado en forma de arco), que son pegados a la superficie del conducto cavernoso. Estas tuneladoras son únicas en su género debido a que son fabricadas siguiendo las exigencias propias del subsuelo limeño. La tuneladora llegará al Perú en el segundo semestre del 2015.
Obra en dos etapas

Según Fernando Valdez, la Línea 2 del Metro de Lima se construirá mediante dos sistemas y en solo dos etapas. En la primera se perforará 10 kilómetros de subsuelo, pero de la forma tradicional, es decir, usando solo máquinas excavadoras convencionales. ¿Y por qué? Esto debido a que la tuneladora tardará 12 meses en ser construida y otros 3 meses en ser trasladada por mar a nuestro país.
"Excavaremos el suelo de forma tradicional, empleando  martillo, picador y excavadoras, para ir avanzando mientras el ‘topo’ es fabricado en otro continente", afirma.
Javier Amézaga Castañeda, gerente de Desarrollo de Negocios de Cosapi, resalta que la Primera  Etapa se edificará en dos tramos: Etapa 1A y 1B.

La 1A irá desde la Vía Evitamiento hasta el Mercado Santa Anita.Este tramo del túnel culminará en mayo del 2016 y desde esa fecha los limeños ya podrán usar este moderno sistema ferroviario.
En esa porción –afirma– la perforación se iniciará en 8 frentes y entre las 5 estaciones (Evitamiento, Óvalo Santa Anita, Colectora Industrial, La Cultura y Mercado Santa Anita), las cuales se construirán en simultáneo y a lo largo de ese tramo.
En tanto, en la Etapa 1B se perforará 5.5 km del subsuelo limeño, desde la Plaza Bolognesi  (Centro de Lima), hasta la Municipalidad de Ate. Este tramo culminará en diciembre del 2017 e inmediatamente empezará a funcionar. "Con los trenes subterráneos, los vecinos de Ate podrán llegar al Centro de Lima en solo 35 minutos", resalta Amézaga.

La Etapa 1B se excavará de forma convencional en los tramos: Mercado Santa Anita a Municipalidad de Ate, y de Evitamiento a Nicolás Arriola.
Solo en la estación Prolongación Javier Prado será necesario realizar la excavación en caverna, la única en todo el proyecto. ¿En qué consiste? Para no interferir con el fluido vehicular en esta autopista se excavará a un lado de la vía un pozo vertical de 22 metros de profundidad para luego diseñar el cuerpo principal de la estación, debajo de esa arteria.
Las obras de la Etapa 1B continuarán entre las estaciones Nicolás Arriola y Plaza Bolognesi, en este tramo ya se empleará la tuneladora TBM.

La Segunda etapa

Estas obras avanzarán desde la Plaza Bolognesi hasta el Puerto del Callao y adicionalmente se edificará un sector de la Línea 4 del Metro de Lima desde la avenida Argentina, hasta la avenida Néstor Gambetta, porción de 8 kilometros que se convertirá en el ramal que irá hacia el aeropuerto. (La Línea 4 del Metro de Lima será adjudicada durante el actual  gobierno).
Estas obras (la fecha de inicio aún no ha sido definida por el consorcio), podrían empezar en el 2015 mediante el sistema tradicional, también hasta la llegada de las tuneladoras (segundo semestre de ese año).

Estaciones y trenes

Otro método de vanguardia en la contrucción del Metro subterráneo se realizará en sus 35 estaciones, que tendrán 'bocas de salidas' hacia la superficie.
Las estaciones tendrán una longitud de 150 metros y un ancho de 27 metros, y contarán con dos niveles enterrados. En todas las estaciones habrá ascensores para el uso de personas con discapacidad y madres gestantes, así como escaleras mécanicas para el uso de los usuarios. Tendrá boleterías y  lectores de las tarjetas electrónicas, similares al de la Línea 1 del Metro limeño.

El ingeniero Fernando Valdez precisa que las estaciones  se construirán con el sistema "cut and cover", método que reduce las interferencias en la superficie. "Se excavará 8 metros de profundidad en las vías donde se harán las estaciones, luego pondremos unas vigas y sobre ellas una loza de concreto más la capa asfáltica para restablecer el tránsito vehicular en la superficie. Esto hace que la intervención no sea tan traumática para la ciudad".
El tránsito en las zonas paralizadas se restablecerá luego de 45 días de trabajo.

Trenes bajo 22 metros

Al llegar a los 8 metros de profundidad, los equipos seguirán perforando suelo hasta llegar a los 22 metros bajo tierra, que será el tope por donde pasarán los rieles de los trenes automáticos, pues no serán conducidos por un chofer.
Lo importante de estas edificaciones radican en que no se usará el método constructivo de 'trinchera cubierta', que consiste en excavar un zanjón (como la Vía Expresa) en el trazo lineal del tren, para luego colocar una losa superior de concreto. "Un primer problema que presenta este método es que interrumpiría el tráfico a lo largo de los 35 km de la vía del metro. Otra dificultad se da con los plazos de construcción, ya que al usar este método se excava en los primeros 10 metros del suelo, que es donde se encuentran las tuberías de agua, desagüé, cables de alta tensión y telecomunicaciones, etc.", explica.

Además Valdez indica que estas interferencias hacen que la construcción sea muy lenta.  ¿Imagina el uso de este método en la Carretera Central? Sería el caos, pues se usaría más de la mitad del ancho de esa caótica arteria. Por ello, este método, el más económico, ha sido descartado.
Y usted se preguntará ¿cómo serán los trenes? Son trenes eléctricos de más de 110 metros de largo y de unos 3 metros de ancho. En cada uno viajarán 175 personas sentadas y 1.302 de pie. Se construirán en Italia por la empresa Ansaldo Breda. "Son trenes seguros y al ser automáticos se elimina un posible error humano. Esas máquinas obedecerán un programa de software sofisticado, desde un centro de mando que controlará todo el sistema ferroviario. Si un tren se detiene por algún error, todo el sistema se paraliza automáticamente", explica Amézaga Castañeda.

Estarán equipados con aire acondicionado y ventilación, además con cámaras de video, parlantes y pantallas para los avisos al pasajero, así como detectores de incendios, extintores de fuego, teléfonos de emergencia  y wi-fi.
Hoy un limeño gasta hasta mil horas al año (cerca de 3 horas al día) al viajar en el obsoleto y caótico transporte local. Pero este sistema decadente ya tiene las horas contadas gracias a la implementación del tren subterráneo, que beneficiará al día hasta a un millón 200 mil personas, quienes le dirán adiós a los buses viejos, a las combis asesinas y a los taxis inseguros.


El cambio está a la vista.

Gobierno establecerá la tarifa

Según se estimó en el documento de concesión, en la Primera Etapa (1A y 1B), la tarifa adulto se fijó en US$ 0.75 (2.10 soles) y la tarifa para universitarios se estimó en US$ 0.38 (1.06 soles). Y cuando la Segunda Etapa esté culminada, el precio de los pasajes serán de S/. 2.80  para adultos y S/. 1.40 el boleto universitario.
Sin embargo, el gerente Javier Amézaga Castañeda precisa que el precio de los pasajes lo determinará únicamente el gobierno.
 "El consorcio no tiene injerencia en las tarifas. Pero sabemos que serán similares a los pasajes que se cobra en la Línea 1 del Metro de Lima. No deberían ser diferentes".

Esto porque, según explica, los viajes en los metros deben de ser fluidos e interconectados y solo habrá una tarjeta electrónica para ambos sistemas.
Agregó que la Línea 1, en el 2019, deberá costar 2 soles, precio que se pagará también en la Línea 2. Esto es una posibilidad", afirmó.
"El servicio del metro en una ciudad no está orientado a hacer dinero, sino a dar un servicio de calidad al ciudadano, por ello la regulación del precio lo pondrá el gobierno".

Consorcio A1

El Consorcio Nuevo Metro de Lima está integrado por las empresas Iridium, FCC, Salini Impregilo, Ansaldo STS, Ansaldo Breda y Cosapi.
 Iridium y FCC son los dos más grandes desarrolladores mundiales de infraestructura de transporte.
 Estas compañías han construido los metros de Madrid, Barcelona, Roma, Milán, Londres,  Copenhague, Toronto y Nueva York.
Han construido 3.650 kilómetros de túneles en el mundo, de los cuales 800 km han sido con las enormes tuneladoras TBM.

http://www.larepublica.pe/04-05-2014/dos-enormes-excavadoras-haran-metro-que-llevara-a-50-mil-limenos-cada-hora 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada