Estaciones de la Linea 2

viernes, 6 de marzo de 2015

¿Más idas y venidas?, por Enrique Cornejo Ramírez

Se requiere con urgencia una autoridad única y autónoma de transporte para Lima y Callao.
  • Enrique Cornejo
  • Ex candidato a la alcaldía de Lima

¿Por qué tenemos la mala costumbre en el país que cada gobierno –nacional, regional o municipal– cuando empieza su gestión considera que lo hecho por la anterior administración no sirve?, ¿por qué perdemos tanto tiempo y dinero perjudicando a los ciudadanos?, ¿por qué tenemos tanta dificultad para actuar estratégicamente y promover políticas de Estado?
La ordenanza recientemente aprobada por la Municipalidad Metropolitana de Lima que renueva autorizaciones de transporte público y, en la práctica, sustituye los corredores que había empezado a implementar la administración Villarán nos deja una sensación más de reacción emotiva y de falta de acción estratégica que de una medida que responde a un estudio técnico serio y meditado.

Los corredores complementarios (el azul en funcionamiento y el de Javier Prado que se implementó a medias) son perfectibles en varios aspectos: a) sus rutas deben responder a un criterio de conectividad, es decir, conectar al pasajero –al inicio y al final de las mismas– con otros corredores, con el Metropolitano o con el metro de Lima y Callao; b) se necesitan terminales para el estacionamiento de los buses patrón, el adecuado descanso de los conductores y la existencia de baños, para no improvisar en la calle; y c) debe disponerse de una flota de buses adecuada para atender la demanda con un servicio de calidad.

Yo fui un crítico de la gestión de Villarán y creo que su error fue pretender “utilizar” los corredores para beneficiarse políticamente en la campaña; de ahí el apresuramiento con que se hicieron. Pero eso es muy diferente a dejar todo sin efecto y volver a cero.
En esa línea, preocupa que la principal crítica que Luis Castañeda hace de los “corredores” es que “no se hicieron con un adecuado estudio de demanda”, pero la actual administración tampoco cuenta con un estudio técnico serio que pueda mostrar a la ciudadanía. Asimismo, preocupa que se haya dejado sin efecto –sin mayor explicación– la concesión para el recaudo integral que había ganado el consorcio formado por Graña y Montero, el Metro de Madrid e Indra de España y que ahora se rumoree que se adjudicará a otra empresa. Preocupa que se esté mostrando improvisación y que no se tenga hasta ahora una visión clara de lo que se quiere hacer en Lima.

Por otro lado, no podemos estar en una política de “idas y venidas” o de “compartimentos estancos”. Resulta que el metro es obra del Gobierno Nacional, el Metropolitano de Castañeda, los corredores de Villarán y cada proyecto va por su lado. Necesitamos que el transporte público sea considerado dentro de un enfoque integral, como un sistema en el que haya tres objetivos estratégicos: a) que todo ciudadano de Lima y Callao tenga al menos una forma de ingresar al sistema; b) que el tiempo de trayecto promedio de los ciudadanos disminuya de tres a una hora por día; y c) que todos los modos de transportes (metro, Metropolitano, corredores, taxis, etc.) se puedan utilizar con una sola tarjeta de embarque. Todo esto se facilitaría con una autoridad única y autónoma de transporte para Lima y Callao. Eso es lo que necesitamos y no la improvisación o más pérdida de tiempo.

http://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/mas-idas-y-venidas-enrique-cornejo-ramirez-noticia-1795416 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada